anciano-muere-hospital

Esta lamentable historia tiene como protagonista mortal al señor, Eusebio Samaniego Bruno, de 94 años de edad, quien amaneció sintiéndose muy mal de salud: dolores y malestares generales en todo el cuerpo, por ese motivo, Eusebio pidió a su hija, la ciudadana, Aurea Bruno; que lo acompañe al hospital más cercano, y para su mala suerte, el centro de salud más inmediato era el Hospital Regional Daniel Alcides Carrión, ubicado en la avenida homónima N° 1556, en la ciudad de Huancayo, en Perú. Aurea Bruno preocupada por el estado de salud de su progenitor; pidió licencia sin goce de haber por un día de su centro de trabajo y condujo a su padre hasta la sala de emergencia del referido nosocomio; donde sin mediar palabra la rechazaron, por decir lo menos: prácticamente la echaron de dicho establecimiento, ya que, según las enfermeras y los médicos, el nonagenario se hallaba estable y podía ser atendido de manera ambulatoria y posiblemente desde su casa: de repente, Eusebio no soportó más el intenso dolor que experimentaba en la zona de su abdomen y cayó al piso para nunca más levantarse: falleció, hoy, 23 de mayo de 2017, a las 13:00 P.M., cabe señalar que Don Eusebio durante los últimos años de su vida presentó algunas complicaciones en la próstata.

Cabe señalar que un familiar de quien en vida fue, Eusebio Samaniego Bruno, pudo registrar la inhumana escena; material multimedia que corrobora la falta de atención, incapacidad e inhumanidad de los trabajadores del referido hospital. Para iniciar: 1).- no se le quiso atender, aduciendo que estaba estable, cuando en el fondo estaba agonizando. 2).- al no ser atendido el anciano se desesperó mucho más y su salud se agravó; un fuerte dolor se le presentó en el abdomen y pecho y cayo inconsciente al suelo, puntualiza su hija 3).- y lo más indignante fue que los médicos y enfermeras permitieron, viéndolo en esa condición, de que su hija, Aurea Bruno, lo conduzca a una clínica privada, fue precisamente en ese momento, que Don Eusebio no soportó más el dolor y el maltrato y cayó al piso, falleciendo en la puerta de la sala de emergencia: falleció en plena calle, como si se tratara de un ******* evitaré utilizar algún adjetivo o sustantivos que pueda herir la sensibilidad de los familiares; pero así no se trata a una persona ni a nadie. Dejar que un anciano muera en la calle debería de ser penado con cárcel inmediata y el Ministerio de Salud, el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo deberían de abrir una investigación inmediata, ya que los trabajadores de los hospitales, en su mayoría, se han acostumbrado a que decenas de peruanos mueran en las calles o en los pasillos de los nosocomios.

INFORMACIÓN MUY IMPORTANTE:

Los principales responsables de esta negligencia son los médicos y las enfermedades del Hospital Regional Daniel Alcides Carrión, de Huancayo.

¿Qué tendrá que decir al respecto el director del referido establecimiento de salud, el doctor, Adán Agüero? El mencionado doctor se mostró enfadado e indignado y de manera preliminar habría aceptado que existe negligencia médica, análogamente, exigió inmediatamente un informe respecto al caso de Don Eusebio; con el objeto de enviar esa información a la secretaria técnica para sancionar drásticamente, si se halla culpable a los médicos y enfermeras de turno, que no habrían atendido al fallecido.

Las hijas de Don Eusebio aseguraron que su padre no fue el único paciente grave que fue rechazado, incluso hubo varios pacientes que estaban esperando por ser atendidos en dicho hospital, todo indicaría que el indicado nosocomio no cuenta con personal calificado.

Fuente: Tiempo26

Comentarios

Comentarios