tortuga

Cada año, los cazadores furtivos en Nicaragua y de otros países esperan la noche para ir a las playas donde están los huevos de las tortugas marinas, que están en peligro de extinción.

Los traficantes rápidamente roban estos huevos y los venden en el mercado negro a un precio muy bajo, lo que contrasta con la realidad de Estados Unidos o China, en donde uno de éstos se puede vender por más de 150 dólares.

Ante esta situación, la organización Paso Pacífico de Nicaragua, creó un interesante proyecto que delataría a los traficantes de animales. Se trata de  huevos de tortugas falsos que fueron hechos con impresoras 3D y que contienen un transmisor GSM escondido dentro de su cáscara.

Los huevos que tienen el tamaño de una pelota de ping pong, pueden rastrear las rutas de contrabando hasta sus destinos finales, según detalla el medio Take Part.

Una solución al tráfico de especies

CdhxI52UsAEO2KB-660x550

Este innovador  proyecto fue uno de los ganadores de Wildlife Crime Tech Challenge, organizado por el Departamento Internacional de Ayuda de Estados Unidos Ayuda, el National Geographic, Smithsonian Institution, y TRAFFIC, la red de monitoreo del comercio de vida silvestre.

A causa de esta premiación, Paso Pacífico y sus socios recibieron diez mil dólares y apoyo técnico, lo cual los ha ayudado a perfeccionar el prototipo. Eduardo Boné-Morón, director general de Paso Pacífico, indicó que el plan actual es probar los transmisores en la siguiente temporada de anidación que comenzará en el próximo julio.

El primer lote de huevos falsos se estrenó en público la semana pasada en el festival SXSW en Austin, Texas. Si bien se trata de una novedosa idea para terminar con el tráfico de especies, aún quedan muchos detalles por mejorar, como por ejemplo, el aspecto estético de los huevos que no se parecen a los reales.

Para esto, la organización nicaragüense está trabajando con un estudio de arte cerca de Hollywood para conseguir el color y la textura para la siguiente fase del prototipo.

Fuente https://www.veoverde.com/

Comentarios

Comentarios