Drama. La atacaron en San Juan de Miraflores. Familia de Leydi Díaz culpan de ataque a Felipe Yactayo, pareja de la mujer. “No quería al bebé”, afirman.Embarazada

Drama. La atacaron en San Juan de Miraflores. Familia de Leydi Díaz culpan de ataque a Felipe Yactayo, pareja de la mujer. “No quería al bebé”, afirman.

La violencia contra los menores superó los límites en el país. En San Juan de Miraflores, un sicario disparó sin piedad contra una mujer con nueve meses de embarazo, y la dejó al borde de la muerte, así como a la bebé.

Hasta ese instante a Leydi Díaz Ramírez se le notaba feliz, pues estaba a escasas dos semanas para dar a luz. Salió de la casa de su cuñada cuando, de pronto, un desconocido descendió de una moto y abrió fuego contra ella.

La mujer de 24 años fue trasladada de emergencia al hospital María Auxiliadora donde los médicos, por fortuna, lograron estabilizarla, pese a los dos proyectiles que le impactaron en una pierna y en el vientre.

Según informó el doctor Julio Medina Villanueva, director de ese nosocomio, la bebé también fue salvada aunque su salud es de sumo riesgo. Explicó que la recién nacida podría quedar con secuelas cerebrales, mientras que la víctima tendrá que utilizar una sonda por los próximos cuatro meses.

Culpan a su pareja

María Ramírez dijo que la pesadilla de su prima Leydi comenzó en el último período del embarazo, pues el padre de la niña, Felipe Yactayo, no quiso hacerse responsable de la bebé.

La familia de la víctima presume que él tenga algo que ver en este acto criminal. “Es el único problema que tuvo”, aseguró Neymar Llata.

Aún no se ha establecido el móvil de este atentado, sin embargo la policía investiga para determinar si se trata de un feminicidio en grado de tentativa.

La madre de la víctima, quien hace dos días había llegado a Lima desde Moyobamba para visitar a su hija, pidió ayuda económica a la ministra de la Mujer, Ana María Romero Lozada, con el fin de que Leydi y su bebé salgan de este trance.

Reconstruyen rostro

Además, en el Cusco, Marleni Kenta Romero (42), la mujer que fue agredida con un martillo por su pareja sentimental fue intervenida quirúrgicamente para realizarle la reconstrucción facial.

En tanto, el agresor Marcelino Qollana Quispe (40) fue puesto a disposición del Poder Judicial. La fiscalía pidió 9 meses de prisión preventiva.

Este hecho ocurrió el miércoles en la Urb. Naciones Unidas, distrito de San Sebastián, lugar donde el sujeto en estado de ebriedad discutió y agredió a la mujer.

“Sólo priorizan  el daño físico”

En el Perú todos los días hay cerca de 16 violaciones y por lo menos una mujer es golpeada o asesinada por su pareja.

El abogado Mario Amoretti advirtió que el gran error del sistema de justicia es no ponderar en sus sentencias las consecuencias psicológicas, los traumas que las agresiones dejan para siempre en las mujeres.

Solo priorizan el daño físico, que si no genera más de 30 días en un hospital, atenúa la pena.

Fuente: Larepublica

Comentarios

Comentarios