russef

Sao Paulo. La manifestación para pedir la destitución de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, reunió 1,4 millones de personas en Sao Paulo, corazón de las protestas de este domingo.

“La Policía Militar informa que, aproximadamente, 1,4 millones de personas estuvieron presentes en la hora pico durante la manifestación”, según un comunicado enviado por la Secretaría de Seguridad del estado.

La presidenta enfrenta un juicio político por la supuesta mala administración fiscal del país en medio de la peor recesión en décadas y de una amplia pesquisa sobre la corrupción en el gigante petrolero estatal Petrobras.

Los observadores dicen que una gran participación en las protestas del domingo podría dificultar aún más la capacidad de Dilma Rousseff de luchar por su supervivencia política en medio de índices de aprobación históricamente bajos.

Aunque Rousseff misma ha aumentado los temores de posibles enfrentamientos entre partidarios de su Partido de los Trabajadores y manifestantes antigubernamentales, al parecer no había ocurrido ningún incidente de ese tipo que eclipsara las marchas del domingo que se efectuaban en un ambiente festivo, casi de Carnaval.

Se prevé que se realicen manifestaciones en más de 300 ciudades y pueblos en todo el país. Los organizadores, que usaron en gran medida las redes sociales, dijeron esperar una participación alta.

El pronóstico de los organizadores parecía concretarse en lo general aunque era difícil conseguir una cifra exacta de los participantes.

Según los organizadores, alrededor de un millón de personas salieron a las calles en Río de Janeiro, pero las autoridades policiales no han emitido una cifra, aunque por lo general siempre son una fracción de la de los primeros.

Unas 100.000 personas, de acuerdo con los cálculos, participaron en la manifestación en la capital, Brasilia, en tanto que las movilizaciones en la ciudad de Belo Horizonte, en el centro, y la ciudad costera de Recife, en el noreste, al parecer atrajeron a grandes multitudes.

“(Rousseff) tiene que irse”, señaló en Sao Paulo el manifestante Patricio Gonzaga, de 32 años, trabajador metalúrgico desempleado. “Ella es la responsable del desorden en nuestra economía: la inflación, la recesión y el desempleo. Ella es la culpable de que yo esté desempleado y tenga problemas para mantener a mi familia”.

Fuente http://elcomercio.pe/

Comentarios

Comentarios