NiñoEscándalo. Tras prueba de ADN, Maribel Unsaja descubrió que el niño que cuidó durante cuatro meses no era su hijo. Fiscalía y director del nosocomio inician investigación. Someterán al ADN a 21 niños que nacieron el mismo día.

Durante cuatro meses le dio todo el amor que despierta un primogénito. Los problemas personales, sin embargo, sembraron dudas sobre la paternidad respecto al menor, lo que obligó a la joven madre a realizar una prueba de ADN. El resultado, además de inesperado, ha generado un escándalo de gran magnitud en Arequipa: el niño que había cuidado como suyo no era su hijo.

Esa es la complicada y angustiante situación que viven ahora Maribel Unsaja (22) y Marcos Llayque, quienes creyeron ser los progenitores del pequeño Mateo, un bebé que llegó al mundo el 25 de abril pasado en el hospital arequipeño Honorio Delgado Espinoza.

La presunta madre narró que aquel día fue atendida en el área de maternidad, dondepermaneció hasta las 4 de la tarde para ser luego ingresada a la sala de partos. Allí, tras media hora de trabajo, nació un niño varón al que bautizaron como Mateo.

El origen de la historia se remonta hasta antes de que Unsaja resulte embarazada, cuando salía con una ex pareja. Fue esta persona quien le reclamó una prueba de ADN para descartar su paternidad, exigencia a la que ella accedió.

El resultado del examen, que se realizó en una clínica privada, reveló que dicho hombre no era el padre de Mateo. No obstante, mostró que Unsaja tampoco era la madre.

Esa es la razón por la que ella concluyó de inmediato que en el hospital le habían entregado un niño que ella no alumbró hace cuatro meses.

Con esa prueba acudió al Ministerio Público, entidad que dispuso que se realice una nueva prueba de ADN en el Instituto de Medicina Legal. Los resultados se tendrán en una semana.

“Se está investigando un posible error en el primer análisis que le hicieron en la clínica privada, pues la lectura de la prueba que se hizo correspondería a la de un varón (cromosoma XX) y no a la de una mujer (cromosoma XY)”, declaró a La República la fiscal superior Miriam Herrera.

Más familias en vilo

Tras mostrar su sorpresa por la inusual situación, César Molina Núñez, director general del hospital Honorio Delgado Espinoza, anunció que se iniciará una investigación para esclarecer el caso.

“Nos hemos informado de esta situación, que es muy preocupante porque (Unsaja) manifiesta que se ha cambiado un niño en el hospital. Debemos tener una respuesta del Ministerio Público, pero por el momento hemos custodiado las historias clínicas de los nacidos ese día y se ha pedido un informe a todas las áreas que tienen que ver con el nacimiento del niño”, declaró.

El médico informó luego que en la misma fecha nacieron otros 21 bebés (12 varones y 9 mujeres), quienes ahora deberán ser sometidos a pruebas de ADN.

Se sospecha que el menor podría haber sido entregado a otra pareja por equivocación o en forma premeditada, lo que ha generado dudas y preocupación en todas ellas. La fiscal que investiga el caso consideró que es prematuro hablar de un presunto delito.

Existe un protocolo

El doctor León Silva, jefe del Centro Obstétrico del Instituto Nacional Materno Perinatal (Maternidad de Lima), explicó que existe un protocolo de acción que se debe aplicar en el nacimiento, identificación y entrega de cada bebé.

Según detalló, tras cortar el cordón umbilical se procede a mostrar al recién nacido a los padres, etapa en la que también se les informa el sexo.

Como paso posterior, se toman las huellas del pie del menor y las del dedo índice de la mamá. “Estos datos se imprimen en dos hojas: una que va al archivo de su historia clínica, que tiene un número único, y otra que va al Registro de Certificado de Nacido Vivo“, explicó Silva.

Como último paso, al bebé se le coloca una pulsera con broches especiales, que además contiene un código único de identificación. No está permitido retirar este brazalete dentro del hospital.

Datos del bebé

Mateo nació a través de cesárea con un peso de 4 kilos 120 gramos y una estatura de 53 centímetros. Además, un APGAR de 8-9, que es un tiempo de vitalidad alto.

Se informó que, por su tamaño, estuvo en neonatología entre dos y tres horas. Tras unos exámenes fue entregado a la supuesta madre.

Fuente: LaRepublica

Comentarios

Comentarios